fbpx
Menú Cerrar

Los inversionistas deben centrarse en las tendencias sociales de largo plazo

Nannette Hechler-Fayd’herbe destaca que los inversionistas deben centrarse más en las tendencias sociales a largo plazo y adoptar inversiones temáticas en renta variable.

El mundo vive una recesión sin precedentes en términos de sus causas, pues el brote de coronavirus no sólo paralizó la actividad global, sino también instaló relevantes desafíos para algunos sectores e industrias. En ese sentido, la actualización anual del informe de Supertendencias de Credit Suisse cobra especial relevancia, pues a juicio del banco de inversión, la pandemia confirma aún más las cinco tendencias de inversión presentadas hace tres años.

Eso sí, la situación actual levantó una sexta tendencia enfocada en el cambio climático y la descarbonización de la economía global. Así, las actuales Supertendencias son las siguientes: Sociedades preocupadas: Capitalismo integrador, Infraestructuras: Cerrando la brecha, La tecnología al servicio del hombre, Economía plateada: Invertir en el cambio demográfico, Valores de los Millennials y Cambio climático: Descarbonizar la economía.

De esta forma, la directora de Economía & Research a nivel global de Credit Suisse, Nannette Hechler-Fayd’herbe, destaca que el marco de inversión basado en Supertendencias de largo plazo, entregó mayor resistencia a la masiva ola de ventas en los mercados globales.

“Si bien nuestras acciones de Supertendencias no podrán desacoplarse por completo de las tendencias generales del mercado, los últimos meses han demostrado que nuestras Supertendencias no solo tuvieron un desempeño notablemente superior en las fases del mercado alcista, sino que también pudieron superar en promedio las difíciles fases recientes del mercado de mejor forma que el mercado en general”, explica Hechler-Fayd’herbe.

¿Cuáles son las principales tendencias que surgirán a raíz de la pandemia?

Estamos convencidos de que el mundo del mañana será diferente del mundo anterior a la pandemia. Muchos de los temas que hemos tenido durante muchos años en nuestro marco de Supertendencias, por ejemplo cómo una sociedad que envejece impacta el orden y la organización de la economía, cómo la tecnología se instala al servicio de la actividad humana, cómo se debe actualizar la infraestructura, son tendencias que se acelerarán como parte de las secuelas de la crisis de Covid-19. Esto, de la mano de un mayor crecimiento de Healthtech, la actualización de las ciudades a Smart Cities y la adopción de aún más tecnología en todos los ámbitos.

¿Cómo deben prepararse los inversionitas para los cambios que vienen?

Los inversionistas deben centrarse más en las tendencias sociales a largo plazo y adoptar inversiones temáticas en renta variable. La renta variable conserva toda su relevancia en carteras de activos múltiples bien diversificadas, ya que una política monetaria muy expansiva mantendrá atractivas las primas de riesgo de renta variable. Si bien nuestras acciones de Supertendencias no podrán desacoplarse por completo de las tendencias generales del mercado, los últimos meses han demostrado que nuestras Supertendencias no solo tuvieron un desempeño notablemente superior en las fases del mercado alcista, sino que también pudieron superar, en promedio, las difíciles fases recientes del mercado de mejor forma que el mercado en general. Esto, gracias a su enfoque en temas como el consumidor futuro (más responsable), las tendencias tecnológicas y una buena comprensión de las tendencias en la atención médica.

¿Qué sectores ve más preparados para los cambios venideros y cuáles observa con preocupación?

En nuestras Supertendencias creemos que hay oportunidades en todos los sectores, pero los productos farmacéuticos y todos los sectores y empresas relacionadas con la tecnología probablemente ofrecerán la mayoría de las oportunidades. Sin duda, los sectores cíclicos y las empresas de consumo discrecional enfrentan la mayoría de los desafíos a corto plazo, ya que esperamos una recesión global en 2020, por lo tanto, las personas dudan sobre gastos.

Por lo tanto, hemos eliminado a las compañías de cruceros, por ejemplo, de nuestro subtema de opciones de consumo de “Silver Economy”, pero a largo plazo, a medida que la seguridad de estos servicios de viajes y ocio se ajustan a los nuevos requisitos de los consumidores, creemos que el sector podría recuperar potencial.

¿Qué Supertendencias tuvo que reconsiderar y adaptar Credit Suisse? ¿Qué áreas sufrieron los mayores cambios?

Cuando lanzamos nuestro marco temático de inversión de capital con foco en las Supertendencias, en 2017, nuestro objetivo era identificar tendencias duraderas. Así que, como era de esperar, las cinco Supertendencias que habíamos presentado en ese momento, siguen siendo completamente válidas. Sin embargo, encontramos que algunos focos han ganado nuevos catalizadores o aceleradores con la actual crisis de Covid. La gran novedad es que agregamos una sexta Supertendencia sobre el cambio climático, que creemos que se ha convertido en una tendencia propia y ha impulsando a los reguladores, y en efecto a los consumidores y empresas: Cambio climático: Descarbonizar la economía.

En “Economía de oro”, que trata sobre cómo invertir de cara al envejecimiento de la población mundial, ahora damos más énfasis a los mercados emergentes que creemos que aún no están equipados para esta tendencia en su propia población y donde también vemos oportunidades de inversión.

La desigualdad es uno de los principales temas en su marco de inversión de Supertendencias ¿Cuál es el camino que deberían seguir las compañías para reducir las brechas sociales?

El medio más efectivo para reducir las desigualdades es asegurar la disponibilidad de oportunidades, a través de programas educativos efectivos y asequibles, re-capacitar o mejorar la fuerza laboral para facilitar el acceso a empleos en un entorno global en rápido movimiento, servicios de salud eficientes y asequibles mediante infraestructura moderna. El sector privado tiene un papel clave que desempeñar en este esfuerzo, ya que las empresas innovadoras pueden aportar buenas soluciones a muchos de estos desafíos sociales, proporcionando así ventajas a los inversores y al público en general. La tecnología, por ejemplo, es una herramienta poderosa para garantizar la acsequibilidad tanto de la educación como de la atención médica, así como un acceso más amplio.

Fuente: La Tercera – Pulso Trader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *